Maestros y discípulos

“El Scherzo, que parece un homenaje al humor de Beethoven, y el Rondó final sonaron exquisitos en manos de esta